¿A qué aprendizajes y enseñanzas debemos aspirar en estos nuevos tiempos convulsos que se avecinan? educativamente hablando:

 

  1. A conectar corazón, cuerpo y cerebro y cultivar el mundo interior. A desarrollar una inteligencia emocional que les permita comprender, modular, y transformar las emociones y entender los sentimientos de las personas que les acompañan desarrollando la empatía y la comprensión.
  2. A animarles a buscar lo que les haga felices, aquello que les ilumine la mirada, a encontrar aquello que les alimente la ilusión.
  3. A persistir y a trabajar por conseguir retos diarios, a transformar los errores en oportunidades, a buscar soluciones de una forma creativa, sin excusas ni postergas.
  4. A pensar por ellos mismos de forma libre, crítica y creativa, a analizar todo aquello que escuchan o ven, a hacerse preguntas que les ayuden a razonar adecuadamente.
  5. A desarrollar las habilidades socioemocionales interpersonales, tales como la resilencia, el autoconocimiento, la autorregulación o la autoestima, que les permita hacer frente a la adversidad cuando el camino se ponga cuesta arriba.
  6. A saber que nuestra manera de leer la vida viene determinada por nuestros VALORES. Unos valores que deben sustentarse en el respeto, la tolerancia, la solidaridad y la generosidad.
  7. A cultivar el espíritu positivo, a creer que se puede, a saber que las ganas de vivir se entrenan cada día, a creer que cada paso acerca al objetivo.
  8. A ser conscientes de que el planeta no les pertenece y deben cuidarlo con mimo: ahorrando energía, reciclando y siendo responsables con su consumo.
  9. A saber que las cosas más importantes no se pueden comprar con dinero; a valorar lo que tienen, a ser agradecidos con todas aquellas personas que les cuidan a diario.
  10. A rodearse de personas que se alegren de cada uno de sus éxitos. Que les ayuden a sumar, que les ofrezcan buenos consejos, que quieran participar en cada uno de sus retos. Que les critiquen de forma constructiva, con la intención que cada día sean mejores.
  11. Que los deseos no se piden, sino que se cumplen. Actuando, tomando decisiones, trazando puentes, buscando soluciones con firmeza y coraje.

 

Ojalá este 2022 que llega, regale a nuestros niños y jóvenes miles de oportunidades para aprender, acompañados de adultos que los quieran con grandes dosis de respeto y confianza. Que confíen en ellos y les impulsen hacia el futuro con amor y entusiasmo.

 

Texto adaptado del artículo original de Sonia López Iglesias 

 «`Mamás & Papás (El País)«`