La tiza mágica

Lectura:

Estaba cansado de mirar por la tele y ver un montón de cosas a mi alrededor que no me gustaban. Me quejaba del mundo, pero me sentía cómodo a la par que insatisfecho sentado en el sillón, sin hacer nada.
Aquel verano decidí que necesitaba algo distinto, hacer algo que no fuera lo de siempre. Quería irme lejos. Así que decidí viajar a Brasil.
Llegué a Brasilia, y en uno de sus barrios periféricos me detuve a descansar, aprovechando para mirar y contemplar lo que me rodeaba.
De repente apareció en escena un pequeño perro callejero, con el rostro triste y el rabo entre las patas. Se acercó y se paró al llegar a una sombra cercana. Me observaba desde una distancia prudente mientras se rascaba las pulgas. Le silbe y le hice un gesto para que se acercara, pero permanecía igual, quieto parado, por más que lo llamaba el perro no parecía reaccionar.
Con la caída de la tarde, empezaron llegar al lugar bastantes niños. Niños que vivían en la calle. Sus rostros reflejaban cierto temor, sabían bien que significaba el poder del miedo. También conocían el egoísmo. Lo contemplaban a diario y lo sufrían en su corazón y en su estómago. Sus miradas esperaban que alguien, quien fuese, les dijera: “Venid, esto no es más que una pesadilla”, y les ofreciera un mundo un poquito mejor.
De pronto apareció un niño pequeño, menudo, de unos siete años aproximadamente, se acercó y se sentó a mi lado, me miró y me preguntó: «¿Quieres que haga magia?»
Me quedé extrañado de la pregunta, me intrigaba que tipo de truco haría aquel chaval, e inmediatamente contesté: «Sí, claro, haz magia.»
El muchacho sacó de uno de sus raídos bolsillos un pañuelo, lo abrió y apareció un pequeño trozo de cal, una especie de tiza. «Mira, es una piedra mágica.» Dijo al tiempo que se agachaba.
Dibujó un hueso en el suelo con la tiza y silbó al perro que yo no había conseguido atraer. Para mi asombro, el cachorro se levantó, movió la cola, vino corriendo y se puso a dar brincos y saltos de alegría alrededor del hueso. Me quedé sorprendido y los dos nos miramos riéndonos, por un momento un escalofrío de felicidad recorrió mi cuerpo.
El muchacho volvió a preguntarme: «¿Quieres que vuelva a hacer magia, un truco más grande?» «Sííííí.» Contesté emocionado.
De nuevo se puso a dibujar con la tiza en el suelo, esta vez hizo varios cuadrados. Al mismo tiempo que dibujaba iban acercándose los niños y explicándoles algo. De pronto, cual fue mi sorpresa cuando aquellos chicos que tenían hambre y miedo empezaron a correr y a saltar jugando encima de los cuadrados. Reían al tiempo que sus caras se llenaron de sonrisas y entusiasmo.
El muchacho me miró y dijo: «Para hacer magia sólo hay que saber dibujar». Sonrió y se puso a jugar con sus compañeros.
Yo pensé: “Si tuviera un trozo de tiza mágica, me lo llevaría a Madrid, dibujaría un montón de cosas y cambiaría muchas cosas que no me gustan”.
Así que, levantándome, me acerqué al chico de la tiza y le dije: «Te compro un trozo de piedra mágica». «No» contestó, «la magia ni se compra ni se vende». Partió un trozo y dijo mientras me lo daba: «La magia existe y se da. Sólo hay que saber dibujar. Es necesario saber qué es lo que necesitan los otros. Si se lo das o le ayudas a conseguirlo, la magia aparece».
No he vuelto a ser el mismo desde aquel entonces. Regresé a Madrid y busco dibujantes que me ayuden a pintar un mundo nuevo. Lo intento todos los días, pero muchas veces no sucede, el mundo no se transforma mucho, o lo hace muy poco a poco. Creo haber descubierto cuál es la causa:
No es que la tiza no sea mágica, es que yo soy un aprendiz de dibujante, y he de seguir intentándolo.

Más lecturas como esta:

JUGAR ES UN ASUNTO MUY SERIO

“Deja de jugar que esto ya va en serio”. Con esta frase tan demoledora se termina de un plumazo gran parte de las posibilidades que tenemos de enriquecernos, de manera gratuita, uno de los aprendizajes más valiosos y duraderos del que dispone el ser humano: El...

EMPEZAR CON CORAJE

Es imposible no tener miedo. La valentía nunca será lo contrario a la cobardía sino el término medio entre cobardía y temeridad. Los temerarios son aquellos que creen que no tienen miedo. Sin embargo, ser valiente es ser capaz de enfrentarte a lo que te da miedo. Ya...

SOBREVUELAN FAMILIAS HELIC​Ó​PTERO

Si cuando era estudiante universitario mis padres me hubieran dicho que me acompañaban a la facultad a hacer la matrícula o a hablar con un profesor, hubiera pensado que era alguna clase de broma. Sin embargo, esto que en mis años de juventud era ciencia ficción...

Es más fácil educar a un niño que arreglar a un adulto

Releyendo alguno de los artículos de la compañera Pilar Jericó acerca de los principales motivos por los que fracasan los directivos, me reafirmo más ante la idea de la transformación de los viejos y obsoletos paradigmas del liderazgo. Cuenta la escritora y coach...

Los principales maestros emocionales

Dejemos a los hijos alguna raíz con nudo, y alguna ala sin amarre. Seamos mucho más estrellas que cerrazón de noche. Con una cercanía que no los limite, y una supervisión que no los acorrale. Démosles luz de tu pensamiento, más que la ira de nuestro enojo. Démosles la...

Las relaciones duraderas

Somos seres sociales y a lo largo de la vida mantenemos relaciones con muchas personas que entran y salen de nuestras vidas. ¿Cuáles son las claves para que las relaciones personales perduren en el tiempo? Mark Manson, emprendedor y escritor de éxito, reflexiona sobre...

ESPIRALES POSITIVAS

Existen unos interesantes y rigurosos estudios del neurocientífico Alex Korb, investigador de la universidad de UCLA, que están orientados a demostrar cómo con pequeños cambios podemos influir en nuestros estados de ánimo. La idea consiste en crear una “espiral...

10 REGLAS IMPRO-HAROLD PARA LA COOPERACIÓN

Harold es un entrenamiento de improvisación para actores/ actrices de teatro que se utiliza igualmente para entrenar otras habilidades como la comunicación, la oratoria, y la cohesión en el mundo de las organizaciones. Su creador fue Del Close, improvisador y...

Nos sentimos útiles

A veces inculcamos la cultura del éxito en las personas con las que trabajamos o educamos y quizá sea más interesante educarles en la cultura de la valía y la utilidad. El hecho de ser feliz poco o nada tiene que ver con tener éxito tal y como la sociedad nos lo...

Educar en positivo (Parte 2)

“Los niños necesitan aliento como las plantas necesitan agua”. Rudolf Dreikurs   En anteriores lecturas hablamos sobre lo que hoy llamamos la disciplina positiva, metodología educativa apoyada en la estimulación de conductas cooperativas.   La educación en...
Whatsapp
1
¿Necesitas ayuda?
La Sierra Educa al habla
¡Hola! 👋
¿En qué podemos ayudarte?
⏰Nuestro horario de atención telefónica es de L a J de 9:00h a 15:00h y de 17:00 a 18:30. V de 9:00 a 15:00.