Hace exactamente un año compartíamos una interesantísima lectura de nuestro amigo y mentor Álvaro Merino. El texto habla sobre los elementos centrales que emanan de la investigación de Francesca Gino en su libro Rebel Talent.

La autora no habla de una rebeldía fuera de las normas sino dentro de ellas, con una actitud de cuestionamiento profundo.

5 son los principales atributos que comparten todas aquellas personas que destacan por mostrar un talento rebelde:

La novedad en la búsqueda de nuevos desafíos.

La curiosidad como elemento de cuestionamiento y, por ende, de aprendizaje.

La perspectiva, ampliando la visión del mundo e incorporando la de los demás.

La diversidad, acercándonos a quienes son diferentes.

La autenticidad, abriéndose a la vulnerabilidad y a la conexión con los demás.

Y 8 son los principios de este talento rebelde:

Siempre buscar lo nuevo: Es fácil caer en la rutina diaria y vivir con el piloto automático puesto. El talento rebelde se “rebela” contra el conformismo de la rutina.

Estimular las disensiones cognitivas: O lo que es lo mismo; alentar el desacuerdo inteligente, no conformarse con las opiniones similares y alineadas con la tuya. Se crece en el barro del debate productivo.

Abrir las conversaciones, no cerrarlas: Mantener mentes y conversaciones abiertas. Huir del peligro que encierra la indolencia, la hipocresía, el monólogo y por supuesto, los comentarios y comportamientos carentes de respeto y humillantes.

Adoptar una actitud sincera: Desde la autenticidad, mostrando sus fortalezas y debilidades. Trabajando ambas y enfocándose en las primeras. Compartiendo de manera abierta las dificultades.

Aprender todo: Comprender los fundamentos de los negocios, no atándose a las reglas rígidas de los mismos. Convertirse en aprendices ágiles para regresar a los fundamentos y reinventarse permanentemente.

Encontrar la libertad venciendo las restricciones: Por muy estandarizado que sea un entorno, por mucha burocracia y rigidez que exista, el talento rebelde es capaz de encontrar resquicios de libertad personal para tomar riendas situacionales.

Liderar desde las trincheras: Hablamos de la humildad como principio básico que tan bien entendieron personalidades como Mandela, que siendo presidente de su país nunca salía de su dormitorio sin hacer su cama. Igual que los All Blacks que barren el vestuario después de cada partido o Massimo Bottura, chef del mejor restaurante del mundo, que se mantiene en estrecho contacto diario con sus trabajadores, compartiendo los momentos más y menos “sexis” de su trabajo diario.

Favorecer las relaciones entre los profesionales: Steve Jobs diseñó las oficinas de Pixar para provocar encuentros informales entre sus profesionales, de tal manera que esto les permitía abordar las dificultades de su día a día mediante conversaciones informales. El restaurante en Pixar ocupa un lugar central en el edificio y se sirve una comida saludable y de alta calidad lo que estimula a la gente a comer allí y conversar sobre sus proyectos con otros colegas de la organización.